RESTAURANTES – No hay mejor publicidad online que aparecer como primer resultado en los motores de búsqueda cuando un posible cliente realiza sus pesquisas sobre dónde comer desde su terminal móvilnador de sobremesa.

No hay mejor publicidad online que aparecer como primer resultado en los motores de búsqueda cuando un posible cliente realiza sus pesquisas sobre dónde comer desde su terminal móvil u ordenador de sobremesa.

No hay mejor publicidad online que aparecer como primer resultado en los motores de búsqueda cuando un posible cliente realiza sus pesquisas sobre dónde comer desde su terminal móvil u ordenador de sobremesa.

Aunque el concepto sea sencillo, lograr dominar las páginas de resultados de Google, Bing y similares es harto complicado, es por ello que han surgido un grupo de especialistas en SEO (search engine optimization) que se dedican en cuerpo y alma a descubrir cuál es el funcionamiento interno de los algoritmos y redes neurales que subyacen a estas herramientas cotidianas, con el único objetivo de descubrir los métodos mediante los cuales se puede alcanzar un posicionamiento web que refuerce la presencia digital del restaurante y mejore nuestra visibilidad en la red.

El SEO puede resultar complejo o incluso ininteligible para el restaurador poco familiarizado con las nuevas tecnologías, por eso disponer de unas directrices claras sobre qué hacer y qué no hacer es de gran ayuda. Las que figuran a continuación han sido recopiladas por Ahmed Khalifa, un reconocido consultor SEO con sede en Edimburgo (Escocia, Reino Unido).

1.- Publica tu carta o menú en la web, mejor con los precios
Cuando un internauta entra a la web de un restaurante, lo hace buscando información sobre el mismo. Si la información que busca no está allí, saldrá de la página y se dirigirá a otra.

Una de las métricas que se usan a la hora de posicionar las webs es el índice de retención, que no es otra cosa sino una medida del tiempo que dedica el individuo promedio a leer la web. Cuanto mayor, mejor.

Por eso, considerando que el principal servicio ofrecido por un restaurante es la comida, es lógico pensar que una de las primeras cuestiones que un internauta quiere ver respondidas es qué puede degustar en el local.

El menú o carta del establecimiento debe figurar en la web y siempre mejor con los precios, genera confianza y el comensal se puede hacer una idea del presupuesto que debe dispones. Pero hay algunas anotaciones que hacer a este respecto. La carta ha de estar integrada como texto para que los motores de búsqueda puedan dirigir a los usuarios al sitio web cuando buscan «gambas a la plancha» o «restaurante carne a la brasa». Si el menú está disponible como un fichero o archivo descargable, esto no es posible, y supone una grave ineficiencia. En este caso, además, los usuarios de terminales móviles no puede acceder al contenido con comodidad.

Este mismo menú puede hacerse público en otras plataformas en las que el restaurante mantenga presencia digital, un caso claro son los agregadores de reseñas como Yelp o TripAdvisor, también en Google My Business, así como los servicios externos de gestión de reservas y reparto a domicilio.

Finalmente, cuando haya cambios en la carta, estos deben trasladarse a la web. No hay camino más rápido al descontento de un comensal que informarle de que el menú que había planeado al visitar la página web no es posible porque la información está desactualizada y varios platos ya no están disponibles.

2.- Analiza las mejores palabras clave para ser encontrable
El análisis de palabras claves es un proceso mediante el cual se puede conocer qué búsquedas realizan los internautas para llegar a nuestra web, así como qué otras búsquedas similares existen y qué tráfico tienen. El propósito de este análisis es hacer que los usuarios que pudieran estar interesados en nuestro contenido lleguen más fácilmente.

Normalmente este tipo de estudios quedan en manos de los expertos en SEO, que pueden ofrecer informes a precios muy competitivos, pero si el restaurador se siente confiado puede recurrir a aplicaciones gratuitas como Google Trends, o software de pago como KWFinder o SEMrush.

Estas herramientas nos darán información clave como el peso de la palabra clave, la evolución en el tiempo de las búsquedas, el tráfico mensual e incluso el precio de anunciarse con tal cadena de caracteres.

3.- Optimiza el SEO on-page
El SEO on-page es el inherente a nuestra página web y aquel sobre el que tenemos control absoluto. Para sacarle el máximo provecho a nuestras entradas de blog o contenido compartido hay que hacer uso de los metatítulos, las metadescripciones, optimizar la URL con palabras clave, emplear encabezados, integrar formatos de vídeo o imagen, optimizar los requerimientos de memoria de tales medios, incluir enlaces internos a información de interés para el visitante y dinamizar la carga de la web.

4.- Trabaja como principal objetivo el posicionamiento local
Las búsquedas geolocalizadas han cobrado una importancia vital en los últimos años. Estos sistemas permiten que los motores de búsqueda compartan resultados más significativos para los usuarios gracias al uso del geoposicionamiento por IP o por el acceso directo a los datos de posición del dispositivo GPS integrado en el terminal móvil.

El SEO para restaurantes comienza por dominar la escena local ya que la competitividad en este entorno es mucho menor, especialmente cuando el restaurante se encuentra ubicado en poblaciones de menor entidad. En las grandes ciudades, mantener una presencia digital local fuerte puede ser igualmente complejo.

Hay que tener presencia en las diferentes plataformas que permiten la localización del local a través de los motores de búsqueda: Google MyBusiness y Maps, Bing Maps, Yelp, TripAdvisor, ElTenedor, etcétera. Además hay que curar con mimo el contenido que se deposita en estos sitios, y atender las cuestiones que surjan al interactuar con el público. Todo esto manda señales positivas hacia nuestro posicionamiento web.

Por supuesto, retomamos lo indicado en el primer apartado: el usuario quiere disponer de información sobre el restaurante. Por eso, es necesario que datos como la dirección actual o el número de teléfono aparezcan en el perfil, así como los horarios de apertura, la carta si es posible o la dirección web donde esta se puede consultar.

5.- Cuida al máximo tu ficha de Google My Business
Sin duda es la herramienta gratuita más potente en la actualidad para conseguir un gran posicionamiento. Aunque los anuncios de AdWords pueden ayudarte a alcanzar nuevos clientes, Google My Business, cuyo modo de uso básico es gratuito, te ofrece una pestaña clara y visible que podrás editar a tu gusto con la información pertinente y fotografías de los platos servidos o los salones donde tienen lugar las diferentes comidas ofrecidas.

Si bien este apartado solo aparece cuando el internauta busca el nombre del local, da la impresión de que el restaurador se preocupa por mantener una buena imagen de su negocio.

Hay algunas herramientas integradas en Google My Business que se usan muy poco. Esto debería cambiar. Uno de los casos más flagrantes es el de los posts. Estas entradas de texto permiten a los propietarios conectar con la audiencia, actualizar la información sobre el local y dar noticias a aquellos interesados en el establecimiento.

Lo mismo ocurre con los hashtags. Un uso inteligente de los hashtags permite llegar a más gente, usuarios que se sentirán interesados por los servicios que ofreces y que si son tratados de la forma adecuada podrían convertirse en clientes recurrentes. Elige con cabeza qué hashtags incluyes, y desecha aquellos que no aportan nada al negocio.

6.- Anima a los clientes a dejar opiniones y comentarios
Hoy en día las reseñas son más importantes de lo que pudieramos pensar. Atrás quedaron los tiempos en los que amigos o familiares nos recomendaban a qué restaurante ir. En la era de la información, una búsqueda rápida en Google nos dice todo lo que necesitamos saber al respecto.

A la hora de elegir un restaurante de entre los muchos que seguramente aparezcan en la página de resultados, uno de los aspectos que mayor relevancia tienen en la selección es el número de reseñas que se han dejado en el perfil y la nota en el ranking del portal.

Un restaurante sin reseñas apunta hacia un local que ve poco tráfico de clientes y que tal vez no tenga nada que destacar; es decir, un establecimiento mediocre. Cuantas más reseñas tenga el perfil, mayor confianza nos dará el lugar.

Así, algunas empresas como TripAdvisor han descubierto que con grandes números de reseñas, la probabilidad de que el internauta interaccione con el perfil aumenta sustancialmente.

Sin embargo, no son muchos los clientes que se toman la molestia de dejar una reseña, comentario u opinión sobre su experiencia en el restaurante. Muchos no lo hacen porque ello consume un tiempo que no quieren dedicar a tal tarea, otros no lo hacen porque no saben que tienen la posibilidad, y una tercera cohorte de personas cree que es indiferente si lo hacen o no.

El restaurador puede mostrar a los comensales que sus opiniones son importantes para el buen funcionamiento del local, y de esta sencilla manera elevará el número de opiniones que los comensales dejan. Otra posibilidad es realizar un recordatorio o un seguimiento al cliente. Es muy importante que contestes los comentarios de tu clientes, ese texto posiciona de una forma extraordinaria.

7.- Comparte fotografías de tus platos #foodporn
Una foto vale más que mil palabras. Este dicho nunca envejece, sigue teniendo total vigencia. Si a ello le añadimos ese otro que dice que las primeras impresiones son las más importantes, y el que menciona que la comida por los ojos entra, queda claro que disponer de fotografías de alta calidad referidas a los servicios prestados en el restaurante es una necesidad.

Lo más importante es documentar los platos más pintorescos, coloridos y sabrosos que tengamos, disponer de fotografías excepcionales de los platos más populares, mostrar con todo lujo de detalles la decoración de interior, la limpieza del comedor y demás estancias del restaurante, así como retratar de forma fiel la realidad del ambiente que se disfruta al comer en el establecimiento.

No basta con disponer de un buen equipo fotográfico, hay que saber usarlo. Lo que sí hay son alternativas a las caras agencias de fotografía especializada. Algunos influencers pueden estar interesados en una comida gratis a cambio de realizar el trabajo, en este sentido, los bloggers de gastronomía avezados en las tareas fotográficas (buscad por Instagram) harán las delicias de los internautas.

8.- Crea contenidos únicos para las redes sociales
Por suerte para los que han seguido el segmento anterior al pie de la letra, la inversión realizada puede ser amortizada al compartir las fotografías profesionales de forma sistemática en las redes sociales.

A este efecto Facebook ha venido funcionando muy bien, y en Twitter los hashtags siempre han ayudado a que los interesados en determinada temática lleguen al contenido relevante de forma fácil y sencilla. No obstante, Instagram integra lo mejor de ambos mundos y es, ya en el presente, la red social a la que los restaurantes deben dar prioridad. En Instagram, la comunicación se hace en base a la imagen, y esto es justamente lo que interesa.

Con una buena estrategia para mantener la presencia digital en las redes podemos lograr que nuevos clientes lleguen a nuestro negocio de forma orgánica y sin ningún esfuerzo adicional.

9.- Dale el formato adecuado a las fotografías de la web
Las fotografías pueden seguir utilizándose incluso más allá que las redes sociales. Nuestra web puede verse muy favorecida si renovamos el diseño gráfico con las fotos de nuestros platos.

Al hacerlo, hay que tener varias consideraciones en cuenta. La primera de ellas se relaciona con el tiempo de carga de la web. No debemos sobrecargar nuestro sitio con demasiadas imágenes ya que esto ralentizará la navegación y espantará a los internautas. Un buen formato de compresión de la imagen puede ayudar a ahorrar memoria, con el consecuente aumento de velocidad de carga que esto supone y mejora del posicionamiento.

Por otro lado, las fotografías añadidas han de acompañarse del pertinente SEO para restaurantes. Si añadimos un suculento plato de espaguetis a la boloñesa no lo describiremos a pie de foto como tal. Una descripción adecuada es aquella que integra diferentes términos que un consumidor podría estar interesado en buscar. Así, «Receta de espaguetis a la boloñesa con salsa de tomate casera y especias italianas del restaurante Fulanito» proporcionará con el tiempo un mayor caudal de visitantes en la red.

Igualmente importante es el nombre del archivo. No podemos dejar el establecido por defecto por la máquina fotográfica. La mejor solución de SEO para restaurantes en este aspecto es incluir palabras claves sin stop words y separadas por guiones. Este sistema funciona mejor cuando se usan tres o cuatro palabras encadenadas, no más, y cuando no hay competencia en los términos usados. Como último consejo, la competencia se puede reducir sustituyendo «restaurante-vegano-Madrid.jpg» por «restaurante-vegano-Madrid-1.jpg». Todo tiene su triquiñuela en el mundo de la optimización de motores de búsqueda…

10.- Haz que sea muy fácil reserva online e intégralo con otras plataformas
Muchos internautas son nativos. Otros cuantos están adaptándose a la transformación digital de la vida cotidiana. Lo que ambos tienen en común es que no soportan los métodos de reserva farragosos. Los primeros se sienten frustrados al saber de buena mano que existen soluciones mejores. Los otros directamente no son capaces de progresar en el proceso.

La comodidad lo es todo. Por eso, además de dar prioridad a un sistema de reserva con un buen diseño de experiencia de usuario, conviene disponer de varias alternativas para que cada internauta use aquella con la que está más familiarizado. Este pequeño guiño al consumidor tiene la capacidad de cambiar nuestro volumen de negocio drásticamente: en una encuesta realizada por GetApp, el 70% de los entrevistados usarían los sistemas de reserva online si hubiese varias opciones, frente al 20% que se animaría a hacerlo por teléfono únicamente.

Además de los sistemas de reservas de plataformas tradicionales como ElTenedor, Cover Manager u OpenTable, también existen plug-ins para Google, y en los últimos tiempos las redes sociales se están apuntando a formar parte del entramado empresarial que sostiene los restaurantes; es el caso de Instagram o Google My Business, sonde ya se integran con sistemas de reservas.

11.- Incluye metadescripciones avanzadas
Si has realizado alguna búsqueda recientemente en Google te habrás dado cuenta de que aquellas relacionadas con eventos o empresas muestran información adicional en las descripciones de los resultados. Fechas, precios, tiempo de espera, calorías de un plato, etcétera.

Toda esta información se puede incluir en forma de rich snippets en la web de un restaurante con un poco de código. Puede quedar fuera de nuestro alcance si no estamos acostumbrados a debatirnos con estas lides; en ese caso, es hora de contar con un experto en SEO. Los rich snippets, además de informar al cliente en potencia, ayudan a que los motores de búsqueda interpreten, y por ende posicionen, mejor la web donde se ha realizado la actuación técnica.

Muy pocas páginas disponen de esta información, por lo que el propietario tiene aquí un filón que le permitirá ganar algo de ventaja frente a negocios competidores.

12.- Promueve la participación de los clientes en tus contenidos
Podemos diferenciar nuestro restaurante de forma digital gracias a las redes sociales y el contenido que en ellas compartimos.

Las entradas de texto, vídeos y material fotográfico que hacemos públicas no han de diseñarse de forma apresurada, esto solo llevará a que la audiencia las pase por alto. Cada contribución debe tener intencionalidad, llegar en el momento apropiado y destilar la esencia del local. Es importante que la imagen empresarial que queremos proyectar con nuestro negocio quede bien patente en nuestras comunicaciones públicas.

Todos estos trabajos son ejecutados de manera mucho más eficiente y optimizada por los profesionales pertinentes, pero si no se dispone de personal encargado de las relaciones públicas digitales, conviene que nos lo tomemos con calma y dediquemos el tiempo que sea necesario a crear el contenido.

Por otro lado, debemos descubrir también cuál es el ritmo de subida que se adecúa al local. Algunos establecimiento necesitan contactar con la audiencia dos o tres veces al día para mantener un índice de participación alto. Otras solo lo hacen una vez a la semana. Cuando hayamos decidido cuál es el ritmo que conviene, es necesario ceñirse a él. La periodicidad es un aliado del restaurador volcado en el entorno digital, haz saber a tus clientes frecuentes cuándo pueden esperar noticias tuyas.

Dado que participación y presencia digital es lo que se busca al realizar estas hazañas de comunicación en las redes, es de vital importancia que la conversación no sea unidireccional. Para ello, nada mejor que responder a los comentarios que se nos hacen en estas plataformas e incentivar la creación de una comunidad. Si crees que esto no puede traer el éxito, que se lo pregunten a los influencers, cuyas carreras están basadas precisamente en eso, en hacer piña con su audiencia.

13.- Favorece el tráfico móvil y adapta el SEO al uso de los smartphones
Dado que en Occidente el porcentaje de usuarios de teléfonos inteligentes se sitúa por encima de 95% y que en el resto del mundo este valor se sitúa no mucho más lejos del cien por cien, es lógico pensar que adecuar la página web del restaurante a los usuarios de estos dispositivos es una apuesta inteligente.

Para ello, deberemos tener en cuenta las peculiaridades de estos sistemas al diseñar la página: tamaño reducido de la pantalla, controles táctiles, conexión a internet limitada, etc. Una página optimizada para el usuario móvil es una página preparada para soportar el embate del tiempo y de las nuevas tecnologías que este traerá, así como una buena adaptación a los cambios en el comportamiento del consumidor.

Finalmente, no podemos pasar por alto el SEO para restaurantes orientado a los usuarios de conexiones de datos móviles. Puesto que en estos dispositivos resulta incómodo teclear, las búsquedas se hacen por voz. Estas búsquedas por voz han traído a su vez palabras claves conversacionales, mucho más largas que las que se ven en los aparatos de sobremesa, y que algunos restauradores desadvertidos no usan plenamente. Aquí hay mucho potencial que explotar. Recuerda que el 80% del tráfico de la hostelería ya es móvil.

14.- Cuida la seguridad de tus sistemas digitales
Las páginas comerciales están expuestas a todo tipo de ataques informáticos. Muchas webs disponen de información sensible de los clientes, como puedan ser la dirección postal de su residencia, su correo electrónico o número de teléfono, así como patrones de conducta y preferencias.

Para no verse involucrado en algún escándalo indeseable, es preferible partir de una buena base. Si la página se hace con una plantilla, hay que usar un tema bien testado que no dé problemas. Así, nada de versiones pirateadas o descargadas en sitios de dudosa legalidad, hay que recurrir a las fuentes originales y no comprometer el negocio en el primer paso que se da al crear la web del restaurante. Por supuesto, tampoco podemos pasar por alto el mantenimiento. Muchos de los complementos que usamos en nuestras webs han de ser actualizados para garantizar que el conjunto es impenetrable a los ataques de los hackers.

Lo mismo es aplicable cuando el código se encarga a un desarrollador web. Es sabido que algunos desarrolladores independientes no tienen las mejores conductas y ética de trabajo. Por ello, merece la pena contar con grupos de programación con amplia experiencia y calado en el mercado.

15.- Para saber más… ¡Google Analytics!
Estos puntos cubren las bases del SEO para restaurantes, cómo mantener una presencia digital fuerte que sirva para hacer publicidad online a bajo coste, y ofrecer un buen servicio en red al consumidor.

Ahora bien, el campo de la optimización de motores de búsqueda y el marketing en la red es extensísimo, y esto no es más que el principio. Cada caso es diferente y resulta necesario realizar un análisis del progreso y evolución de la web. Cuando llegamos a este punto, Google Analytics será la primera herramientas a la que habrá que recurrir.

Con Google Analytics podemos conocer más datos sobre nuestra audiencia, cómo esta llega a nosotros y qué impacto estamos teniendo sobre ella. Con esta información podemos sopesar cuáles son nuestro puntos fuertes y potenciarlos, así como descubrir nuestras debilidades y ponerles solución.

En resumen, el SEO para restaurantes puede ser cuestión de una hora a la semana o requerir un especialista a tiempo completo. A mayor inversión, mayor beneficio. Siempre y cuando se sepa lo que se está haciendo, claro está.

En este sentido el ensayo y el error es clave, pero no nos dejemos llevar por las soluciones milagrosas que prometen las primeras posiciones en los motores de búsqueda, estas se basan en técnicas blackhat que acaban desembocando en penalizaciones.

Un buen comienzo puede ser dominar el mercado local, luego se puede mirar más allá. ¡Ánimo y suerte!

TEXTO PROPIEDAD DE https://www.diegocoquillat.com/los-mejores-15-consejos-de-seo-para-restaurantes-que-mejoraran-el-posicionamiento-web-de-tu-negocio/