Una de las industrias para las que el golpe de la pandemia del covid-19 resultará más dura será para la del turismo y todas sus industrias asociadas. La enfermedad ha parado por completo la actividad y lo ha hecho además en la recta final a uno de sus momentos destacados en el calendario de viajes, la de las vacaciones de Semana Santa (que pase lo que pase son ya una ventana de negocio perdida).

Las pérdidas serán millonarias, con hoteles cerrados y aviones en tierra y con, no menos importante, un cierto miedo que se quedará cuando todo esto pase. Desde el sector, se comenta ya que el golpe será «peor que el 11-S y la quiebra de Lehman Brothers juntos» y, solo en España, se esperan pérdidas de más de 60.000 millones de euros. Las cifras de despidos diarios son ya abrumadoras.

Por tanto, en este contexto, pensar en marketing turístico parece casi algo impensable. ¿Deben las compañías seguir haciendo campañas? ¿O es no muy acertado enviar campañas de email marketing vendiendo billetes de avión y hablando de vacaciones cuando tus consumidores están aterrados? Lo cierto es que la situación es complicada y no tiene manual de instrucciones, pero los marketeros no pueden quedarse paralizados por el miedo. De hecho, hay quienes sí están haciendo buen marketing turístico, sin que parezcan unos ‘aprovechados’.

Es el caso de Turismo de Portugal, que acaba de lanzar una campaña para que la gente se quede en casa que resulta conmovedora al tiempo que funciona como una invitación a visitar el país cuando todo esto acabe. «Es tiempo para parar», repite la voz en off que narra la publicidad (voz en off que nos dejan claro que fue grabada por teléfono y no en un estudio). El narrador insiste en que es «el tiempo perfecto para no visitar ningún lugar». Hay muchos lugares de ensueño, pero «estarán ahí para cuando podamos disfrutarlos».

https://www.puromarketing.com/38/33454/marketing-turistico-tiempos-coronavirus-hay-quien-esta-haciendo-exito.html