Hoy se ha caído INSTAGRAM, FACEBOOK Y WHATSAPP, tres empresas y tres timos. Instagram ofrece tus fotos a un 5 % de tus seguidores, yo tenía una cuenta con 9.600 seguidores @pepandorra y un día un becario te escribe y dice que la cuenta ha sido eliminada por no cumplir sus normas de ellos

Hoy se ha caído INSTAGRAM, FACEBOOK Y WHATSAPP, tres empresas y tres timos. Instagram ofrece tus fotos a un 5 % de tus seguidores, yo tenía una cuenta con 9.600 seguidores @pepandorra y un día un becario te escribe….»Eliminada por no cumplir sus normas de ellos» ¿Que normas?

Hoy se ha caído INSTAGRAM, FACEBOOK Y WHATSAPP, tres empresas y tres timos. Instagram ofrece tus fotos a un 5 % de tus seguidores, yo tenía una cuenta con 9.600 seguidores @pepandorra y un día un becario te escribe y dice que la cuenta ha sido eliminada por no cumplir sus normas de ellos (¿qué normas?). Llevo más de 50 Instagram y una empresa seria y solvente como mis clientes. No pueden depender de las decisiones de un becario mal pagado ubicado en Pakistán o la India, esto es una vergüenza.

Un día te bloquean la música que publicas de un grupo musical tuyo, otro día una foto, la falsa moral de esta empresa americana, que ha dejado usar WhatsApp a los talibanes y bloquea a un humilde empresario.

Engaño tras engaño, timo tras timo, estas empresas no merecerían existir. Falsa Moral!!!

Hoy se ha caído INSTAGRAM, FACEBOOK Y WHATSAPP, tres empresas y tres timos. Instagram ofrece tus fotos a un 5 % de tus seguidores, yo tenía una cuenta con 9.600 seguidores @pepandorra y un día un becario te escribe y dice que la cuenta ha sido eliminada por no cumplir sus normas de ellos. Llevo más de 50 Instagram y una empresa seria no puede depender de las decisiones de un becario mal pagado ubicado en Pakistán o la India, esto es una vergüenza. Un día te bloquean la música que publicas de un grupo tuyo, otro día una foto, la falsa moral de esta empresa americana, que ha dejado usar whatsapp a los talibanes y bloquea a un humilde empresario. Engaño tras engaño, timo tras timo, estas empresas no merecerían existir.

Vamos a trabajar para que los grandes medios investiguen como las empresas de ese grupo engañan a sus usuarios y toman decisiones arbitrarias. 

Y ahora vamos a hablar del engaño de los INFLUENCERS gracias a INSTAGRAM, solo gana dinero INSTAGRAM.

Hoy se ha caído INSTAGRAM, FACEBOOK Y WHATSAPP, tres empresas y tres timos. Instagram ofrece tus fotos a un 5 % de tus seguidores, yo tenía una cuenta con 9.600 seguidores @pepandorra y un día un becario te escribe y dice que la cuenta ha sido eliminada por no cumplir sus normas de ellos. Llevo más de 50 Instagram y una empresa seria no puede depender de las decisiones de un becario mal pagado ubicado en Pakistán o la India, esto es una vergüenza. Un día te bloquean la música que publicas de un grupo tuyo, otro día una foto, la falsa moral de esta empresa americana, que ha dejado usar whatsapp a los talibanes y bloquea a un humilde empresario. Engaño tras engaño, timo tras timo, estas empresas no merecerían existir.

Busca la cafetería más cuqui de Malasaña. Pide un brunch. O un tazón de cereales a tope de toppings. La foto. Un reflejo en el cristal de las ray-ban. Un selfi con la espuma del café con leche. Filtro y desenfoque sobre el topping. Hashtag #brunching. Hashtag #breakfastlover. Ubica el bar y etiqueta las gafas, el tazón, un copo de avena y a alguna celebrity random. Una frase motivacional de todo a cien seguro que ayuda: «Persigue tus sueños, ellos ya saben el camino». Refresca y dale la bienvenida a la avalancha de nuevos followers… Haz una story. Refresca otra vez.

Mal se tendría que dar la cosa para que las marcas no empiecen a llamarte, a regalarte ropa, a invitarte a las fiestas más exclusivas, a suplicarte un nuevo artículo, otro desayuno. A tratarte como lo que eres: un influencer. Uno más. Más de 20 millones de personas trabajan como influencers en todo el mundo. La profesión del siglo XXI, decían. Youtubers, influencers y viceversa. Un negocio que mueve ya más de 1.000 millones de euros y que llegó para reinventar el mercado de la publicidad.

Al fin y al cabo era tan sencillo como acumular seguidores y escribir un mensaje en Twitter o subir una foto a Instagram elogiando las bondades de un producto para que las ventas se disparasen. ¿O no?

En los últimos tiempos hemos visto cómo un hotel de Dublín vetaba el acceso a todos los influencers después de que una youtuber pidiera cinco noches gratis a cambio de publicidad. O la chapuza del Fyre Festival, un evento musical sobre promocionado por estrellas de las redes sociales que resultó ser una estafa.

O aquel tuitero que quería comer gratis en DiverXo para después recomendar el restaurante (tres estrellas Michelin) de Dabiz Muñoz entre sus 2.000 followers. Sin embargo, pocos casos son tan sintomáticos del nuevo panorama como el de Arii, una influencer estadounidense de 18 años y 2,6 millones de seguidores en Instagram.

Su primera foto la subió en septiembre de 2017 y hoy acumula 139.651 me gustas. Arii posa un día con su nueva gorra de marca; otro, con sus cejas recién blanqueadas, zapas nuevas, pintalabios fucsia, una fiesta, su perro, un lote de productos de belleza, desayunando muffins en albornoz con vistas a la torre Eiffel…

Tantos followers, tantos likes y tantos comentarios acumulaba @arii en su cuenta que decidió lanzar su propia línea de ropa. Al fin y al cabo ella es toda una influencer… No ha vendido ni 36 camisetas, el mínimo para encargar los pedidos.

«Hola, me rompe el corazón tener que escribir este post», admitía el otro día en un mensaje (ya borrado) en el que reconoce su fracaso. «Sabía que iba a ser difícil, pero me estabais dando tan buen feedback que pensé que a la gente le gustaba y lo compraría. Nadie mantuvo su palabra así que la empresa no va a poder atender los pedidos de la gente que sí hizo alguna compra y eso me rompe el corazón» (Emoji de corazón negro).

Hoy se ha caído INSTAGRAM, FACEBOOK Y WHATSAPP, tres empresas y tres timos. Instagram ofrece tus fotos a un 5 % de tus seguidores, yo tenía una cuenta con 9.600 seguidores @pepandorra y un día un becario te escribe y dice que la cuenta ha sido eliminada por no cumplir sus normas de ellos. Llevo más de 50 Instagram y una empresa seria no puede depender de las decisiones de un becario mal pagado ubicado en Pakistán o la India, esto es una vergüenza. Un día te bloquean la música que publicas de un grupo tuyo, otro día una foto, la falsa moral de esta empresa americana, que ha dejado usar whatsapp a los talibanes y bloquea a un humilde empresario. Engaño tras engaño, timo tras timo, estas empresas no merecerían existir.

chevron_left
chevron_right